Nina Ricci

Nina Ricci

La firma de moda Nina Ricci adquiere su nombre de su creadora quien, desde bien pequeña, vivió en un marco indiscutiblemente dedicado a este mundo en las dos ciudades de la moda por excelencia: Milán y París.

Con tan solo 22 años, Nina Ricci, o lo que es lo mismo Maria Adélaïde Nielli (casada con Luigi Ricci) comenzó a trabajar como directora creativa de una casa de costura. Posteriormente, dedicó 20 años de su carrera a la marca Raffin, donde trabajaba como diseñadora hasta que, en 1932, y de la mano de su hijo, Robert Ricci, decidió lanzar su propia firma, que llevaría su nombre.

El éxito le llegó pronto a esta diseñadora artesana que trabajaba cada una de las prendas con sus manos directamente sobre el maniquí. Tenía un estilo clásico, romántico y elegante aunque, en ocasiones, se atrevía a romper moldes. Uno de sus diseños más atrevidos y que causó verdadero furor fue un vestido con cuello halter, cuyo pronunciadísimo escote iba desde el cuello hasta la cintura.

A Nina Ricci le encantaban los colores suaves y los estampados, especialmente las flores, un motivo muy recurrente en sus creaciones. La elegancia y romanticismo de sus vestidos los hacían dignos de las damas de la alta burguesía, quienes componían su principal clientela en aquellos años.

Tras una carrera llena de éxitos, Nina Ricci paró de diseñar a la edad de 70 años. Sin embargo, nunca dejó de supervisar cada una de las creaciones que llevaban su nombre hasta su muerte en 1970. Tras la retirada de la diseñadora italiana, su hijo, Robert Ricci, deja al mando de la creatividad de la firma a Jules-Francois Crahay quien contó, desde su primer desfile, con una gran aceptación, garantizada por la feminidad de sus creaciones. Sin embargo, en 1963 Crahay abandona Nina Ricci para dirigir Lanvin, y es sustituido por Gerard Pipart. Sus vestidos de encaje con aplicaciones al más puro estilo de la firma y vestidos de seda diurnos le garantizaron pronto el éxito.

En 1998, 28 años después de la muerte de Nina Ricci y habiendo conseguido un imperio tal que la diseñadora nunca habría imaginado, Mariano Puig compra la empresa y pone al mando del diseño a Massimo Guissain. Al mismo tiempo, la dirección creativa queda en manos de Natalie Gervais, que fue sustituida en 2001 por James Aguilar. Sin embargo, ninguno de los últimos diseñadores de la marca ha sido tan genial como Olivier Theyskens, un mago de la aguja que nos ha regalado los diseños más aplaudidos de la casa. Sin embargo, como consecuencia de los deseos de reorientación de la estrategia y de unas colecciones más fáciles de comercializar, Theyskens fue sustituido por el actual director creativo, Peter Copping, un despido que ha sido de lo más criticado por los grandes entendidos de la moda. En 2014 Peter Copping dimite y entra en su lugar Guillaume Henry, procedente de la Carven.

Más enlaces de interés

https://www.ninaricci.com

https://www.facebook.com/ninaricci

https://twitter.com/NinaRicci

https://instagram.com/ninaricci/

Etiquetas: París, desfiles, diseñadores, pasarelas

COMENTARIOS