Emilio Pucci

Emilio Pucci

Emilio Pucci, procedente de una familia aristocrática italiana, entró en el mundo de la moda por casualidad. Todo comenzó con una buena idea: empezó a diseñar pantalones cómodos y muy coloridos para los amantes del esquí, su deporte favorito. Poco a poco, los más allegados fueron vistiendo sus diseños hasta que llegó el empujón final: un reportaje acerca de la moda invernal europea en una prestigiosa revista de moda donde aparecían varias modelos luciendo sus creaciones. Como consecuencia, Pucci comenzó a recibir pedidos de grandes casas de moda de la época hasta que, en 1951, decidió crear su propia firma que fue, poco a poco, prosperando.

La clave del éxito de Emilio Pucci está en la innovación que supusieron sus estampados geométricos y sus atrevidos colores, signos de identidad de la marca. Ropa cómoda, vaporosa y siempre muy llamativan conformaban sus creaciones que captaban a la perfección el aire psicodélico de los 60. El diseñador alcanzó la fama en la alta sociedad gracias a incondicionales de la talla de Grace Kelly, Lauren Bacall o Elizabeth Taylor y se mantuvo al frente de la empresa hasta su muerte en 1992, siendo relevado por su hija Laudomia Pucci.

Con la llegada de la estridencia de los años 80 y el minimalismo de los 90, la firma Emilio Pucci pasa a un segundo plano hasta que, en el año 2000, la empresa francesa Louis Vuitton-Moet-Hennessy Group (LVMH) adquirió gran parte de la casa de moda. Desde entonces, han pasado por la firma grandes genios de la aguja que han convertido a Emilio Pucci en toda una referencia de la moda actual. El primero de ellos fue el francés Christian Lacroix (2002-2005), quien fue relevado por Matthew Williamson, que supo lidiar muy bien con su sello distintivo, el estampado, equilibrándolo para no llegar al exceso sin perder nunca el espíritu de la marca.

Desde 2009, Peter Dundas, antes director creativo de Ungaro, se encarga de la dirección creativa de la firma. El diseñador respeta los patrones de la casa pero imprimiendo en la mujer un look más sobrio que el habitual. Dundas apuesta por los tonos nude, los amarillos, los azules y los blancos; mantiene el "estilo Pucci" en el estampado pero de una forma más sutil y se debate entre los vestidos vaporosos en tonos naturales y los minivestidos ceñidísimos y muy escotados para vestir a una mujer sexy y atrevida.

Más enlaces de interés

http://www.emiliopucci.com/

https://www.facebook.com/pages/Emilio-Pucci/181745850266?v=wall

https://twitter.com/EmilioPucci

https://instagram.com/emiliopucci/

 

Etiquetas: Milán, desfiles, pasarelas

COMENTARIOS