Chanel

Chanel

Gabrielle Bonheur Chanel nació el 19 de agosto de 1883 en el seno de una familia humilde, hija de un vendedor ambulante y un ama de casa y con un porvenir nada prometedor. Nadie podría imaginar hasta dónde llegaría esa niña de fuerte carácter y tímida belleza a la que terminarían por llamar Coco.

A la muerte de su madre, cuando contaba con tan sólo 12 años, sobrevino el abandono de su padre que dejó su suerte y la de sus cuatro hermanos en manos de unas tías, propietarias de un orfanato. Fue allí donde aprendió a coser, con tanta habilidad que a los 17 años encontró un trabajo de costurera.

Su fuerte personalidad y su afán de superación llevaron a Coco a luchar por el sueño de su vida: convertirse en una modista de éxito. Con este proyecto en mente, comenzó a trabajar como cantante en un cabaret y a conocer a numerosos hombres con el propósito de ganar dinero. Fue precisamente bajo el sustento de uno de sus primeros amantes por lo que se trasladó a París en 1909 y en 1910 abrió su primera tienda de sombreros: Modas Chanel.

Poco a poco, y siempre apoyada por sus amantes, Coco fue abriendo tiendas en diferentes y adineradas localidades de Francia como Deauville, Normandía y Biarritzs hasta que, en 1920, instaló en la rue Cambon de París la primera Casa Chanel, ayudada por su socio Pierre Wertheimer.

Unida a aristócratas, actores de cine e intelectuales, el más conocido de todos, Ígor Stravinski, de quien no llegó nunca a ser amante, la popularidad de Chanel fue subiendo como la espuma hasta convertirse en icono de la moda y diseñadora por excelencia de "los locos años 20". Observadora y crítica con lo que le rodeaba, desbarató la recargada y estricta moda de la época para imponer la comodidad y la sencillez impregnadas de un importante toque de distinción, todo ello plasmado en el clásico traje dos piezas de la firma. Esta liberación de la mujer unida a la moda le valió que muchos la definieran como la primera feminista de la época.

Se embarcó también en el negocio de los perfumes, dejando como icono el mundialmente conocido Chanel Nº5, bautizado por Coco con su número de la suerte. En 1924, Pierre Wertheimer, en colaboración con Coco Chanel, creó Perfums Chanel para producir y comercializar perfumes y productos de belleza.

Años después, y a pesar de la crisis de los 30, Coco Chanel se convirtió en una de las  diseñadoras preferidas por Hollywood y vistió a las grandes reinas del celuloide de la época: Katharine Hepburn, Grace Kelly, Elizabeth Taylor, etc.

Pero el alo de popularidad que la inundó durante estos años se vino abajo después de la Segunda Guerra Mundialn cuando, y como consecuencia de una relación con un oficial de las SS, Coco Chanel fue acusada de colaboracionismo con el régimen nazi, cargos de los que, finalmente, fue exculpada. Como consecuencia de estos episodios murió su imperio, que se vio ensombrecido por otro de los grandes de la moda Christian Dior y el "New look" que trajo consigo y que dominó durante los años 40 y 50.

Sin embargo, la tenacidad de Coco Chanel pudo con su soledad y en 1953, a la edad de 71 años, la diseñadora reabrió su casa de moda, luchando por recuperar el hueco que había perdido y logrando imponer en cierta medida su sello de elegancia, sobriedad y sencillez en el mundo de la moda. Para su renacimiento, Coco contó de nuevo con su antiguo socio, Perre Wertheimer, a quien cedió todos los derechos de cada producto que estuviese bajo la marca Chanel. Durante estos años, resurgió el clásico dos piezas y nació, en 1957, otro de los inconfundibles iconos de la firma: el bolso 2.55.

Tras la muerte de Pierre Wertheimer, su hijo Jaques quedó al mando; aunque Coco Chanel no dejó su puesto de Diseñadora Jefe hasta su muerte en 1971 y, hasta hoy, su espíritu, elegancia y distinción sigue impregnado en cada uno de los trajes y los perfumes de la casa de moda.

En 1974 fue Alain Wertheimer quien tomó el mando de la empresa y trató de dar un vuelco de su imagen buscando a un nuevo diseñador. El elegido fue Karl Lagerfeld a quien convenció para terminar su contrato con la firma Chloé.

Lagerfeld removió Chanel desde los cimientos, aunque manteniendo la esencia de Coco, pero modificando sus cortes y sus líneas para crear diseños más llamativos y actuales. Durante los años 80 y 90, Chanel volvió a convertirse en una de las reinas del mercado de la moda y pasó a encumbrar el de la perfumería.

Actualmente, con Lagerfeld a la cabeza, sus desfiles y colecciones son de los más esperados cada temporada y, aunque Coco ya no lidere la firma, el detallismo y la dedicación que mantenían su trabajo sigue imperando en cada una de las creaciones de Chanel; una firma que ha convertido en icono a una mujer y una mujer que convirtió en icono a una firma.

Más enlaces de interés

http://www.chanel.com/

https://www.facebook.com/chanel

https://twitter.com/CHANEL

https://instagram.com/chanelofficial/

Etiquetas: París, desfiles, diseñadores, pasarelas

COMENTARIOS