Calvin Klein

Calvin Klein

El minimalismo de sus creaciones es la seña de identidad de Calvin Kleindiseñador nacido en el neoyorquino barrio del Bronx en 1942. Desde muy pequeño, aprendió a coser y a hacer patrones hasta que se gradúa en Diseño de moda en 1962. Con tan solo 20 años, entra en el mundo de la moda trabajando en una gran tienda de la Séptima Avenida de Nueva York.

En 1968, el diseñador decide independizarse y crear su propia firma, Calvin Klein. El éxito no tarda en llegar gracias a la sobriedad de sus líneas y a la revitalización de la moda urbana, de capa caída por aquel entonces. Este renacimiento del streetwear llega de la mano de la reinvención de los jeans por parte del diseñador, que se convertirán en un básico de los armarios de todo el mundo.

Sin embargo, la clave de su éxito no residió sólo en ese punto. Durante los años 70, sus vestidos de fiesta desfilaron por todas las alfombras rojas del mundo con su premisa básica: sobriedad. Pero, además, también dio un vuelco al mundo de la ropa interior, otorgándole una importancia que nunca había tenido hasta entonces, incluso en el mercado masculino, y triunfó descaradamente al introducirse en el negocio de la perfumería con la innovación de sus perfumes unisex. Todos estos aciertos terminaron por convertir a Calvin Klein en uno de los grandes de la moda estadounidese, un reinado que se vio reflejado al ganar tres años consecutivos el premio del Consejo de Diseñadores de Moda de América.

Sin embargo, el minimalismo de los diseños de Calvin Klein contrasta con otro aspecto que también fue determinante en su llegada a la fama: su capacidad de provocación, de crear escándalo, especialmente a través de sus campañas publicitarias que pasaron a significar un antes y un después en el mundo de la publicidad.

Fue Calvin Klein quien dio a conocer y puso de moda la belleza de la extremadamente delgada Kate Moss y quien provocó a la sociedad americana con una jovencísima Brooke Shields que preguntaba: "¿Qué hay entre mis Calvin y yo? Nada". En los últimos tiempos, la firma, propiedad de Philipp-Van Heussen, a quien también pertenecen otras grandes como DKNY o Tommy Hilfiger, se ha servido de la sensualidad de la actriz Eva Mendes para sus últimas campañas y, de nuevo, ha conseguido su objetivo: la provocación absoluta.

Más enlaces de interés

http://www.calvinklein.com

https://www.facebook.com/CalvinKlein

https://twitter.com/calvinklein

https://instagram.com/calvinklein/

Etiquetas: Nueva York, desfiles, diseñadores, pasarelas

COMENTARIOS