Andrés Sardá

Andrés Sardá

A principios de la década de los 60 Andrés Sardá lanza su propia marca, dedicada al diseño y producción de trajes de baño y lencería femenina. Si hay algo que caracteriza a esta firma no es solo la elegancia y sofisticación de todas sus colecciones, sino también sus constantes cambios de tejidos.

Fue precursor en el uso de tejidos con lycra, la fibra elástica que, por su elasticidad, revolucionó las posibilidades de diseño de las prendas íntimas, entre otros avances tecnológicos. Como el alquimista del Renacimiento, Andrés Sardá dejó volar su imaginación y se procuró de la curiosidad suficiente para descubrir las técnicas más idóneas que le permitieron llevar a cabo sus sueños.

Siguiendo su camino creativo, en 1970 la empresa amplió su gama de productos y empezó a producir colecciones de baño. Ése fue el momento elegido por el diseñador para asumir un nuevo reto: posicionar sus colecciones en la gama más alta del mercado. Una vez consolidado el proyecto empresarial, el sector del lujo era el objetivo.

Arropado por una estructura familiar, en el contexto de una ciudad cosmopolita y vanguardista como Barcelona, Andrés Sardá tuvo muy claro que conservar la propia identidad era de vital importancia para mantener la personalidad y la trayectoria de éxito de la marca. Perseverar era la clave, y para ello había que ser fiel a la marca. Conservar su frescura, la inquietud por lo nuevo, la vocación de crear belleza. Y poco a poco fue transmitiendo estos valores a su hija Nuria que, tras un dilatado training en otros departamentos internacionales de la empresa, se incorporó en 1995 al equipo de diseño que dirigía su padre y que actualmente es la directora creativa de la firma.

La creatividad, la exquisitez y la novedad de los materiales, el gusto por el riesgo en el diseño, la vocación de sorprender, son las pinceladas que definen el estilo de los productos de la empresa Andrés Sardá. La precisión de las formas, la finura y la delicadeza de los acabados, el confort, definen los estándares de su producción. Barcelona, y su efervescencia de ciudad abierta, el bullicio de sus plazas mediterráneas, la interculturalidad, ponen marco a este ya largo proyecto empresarial en el sector del lujo. La tradición industrial, el conocimiento profundo y artesano del oficio, y la dinámica familiar le dotan de una identidad propia.

Más enlaces de interés

http://www.andressarda.com

https://www.facebook.com/andressarda

https://twitter.com/andres_sarda

https://instagram.com/andres_sarda

Etiquetas: desfiles, diseñadores, pasarela Cibeles, pasarelas

COMENTARIOS