Cómo hemos cambiado (en materia de motor)

Cómo hemos cambiado (en materia de motor)
La vida pasa, los coches cambian / Istockphoto

Echar la vista atrás y pensar «¡cómo podíamos vivir sin...!» también es frase top en el mundo del motor. ¿No es para tanto? Repasemos la evolución.

Dirección asistida Vs Dirección resistida

Antes, sacar el vehículo del aparcamiento no era cosa fácil. Un giro, dos, tres... la gota de sudor caía por tu frente y notabas que cada vez se endurecía más el volante. Parecía que lo tenías, metías marcha atrás y ¡alto! En cuestión de centímetros dabas al de detrás. Hay que repetir maniobra. Ahora aparcar es coser y cantar. ¡Antes exigía brazo!

Aire acondicionado Vs aire a condiciones

Los viajes se hacían por la noche. Papá se lanzaba a la carretera a las tres o cuatro de la madrugada (a esa hora te sacaban de la cama medio dormida, te daban biodramina y te sentaban en el asiento de atrás, sin cinturón, para emprender el viaje). No, no es que tu padre condujera mejor de noche, es que de esa forma evitabas el calor sofocante de agosto.

¿Dónde están las llaves? Vs Abro moviendo el pie

Ibas de shopping (sí, antes también lo hacías, aunque se llamaba «ir de tiendas») y tenías que dejar todas las bolsas en suelo, coger la llave del bolso y girarla en la cerradura. Más tarde llegó el cierre centralizado (con su mando a distancia) que nos volvió locas y, ahora, el gran salto: sin manos, ¡basta con mover un pie para abrir el maletero!

Etiquetas: cosmopolitan, mujer, viajes

COMENTARIOS