Cómo afecta el cloro a tu piel, a tu pelo y a tus uñas

Arranca la temporada de piscinas. El sol, las altas temperaturas y el calor han llegado para quedarse y las piscinas cuelgan el cartel de abierto en todas las ciudades del mapa. Los beneficios de darse un chapuzón son incuestionables (te refrescas, desestresas, desconectas, haces algo de ejercicio y vences el pulso al sofá) pero la cara B está presente siempre. Ya hemos hablado alguna vez de los cortes de digestión (¡existen!), de los hongos, cistitis, y de las quemaduras del sol… Ahora pongamos el foco en aquellas pequeñas secuelas que están, pero que, a priori, no nos perjudican tanto: el pelo, tu piel y tus uñas sufren con el cloro.

¿Cómo evitar que te perjudique? Ya que la opción de no ir a la piscina no es debatible (¡es de lo mejorcito del verano!) hablamos con varios expertos del sector de la belleza y estética para que nos ayuden a prevenir. Sigue leyendo.

Etiquetas: cuerpo, pelo, piel, uñas

COMENTARIOS