¿Vuelta al trabajo? ¡Ánimo!

No son infinitas. Te llenan de energía, te permiten desconectar, reír, descansar… pero tienen fecha de caducidad. ¿Toca volver a la rutina? Cuidado con el más que mencionado (en estas fechas) síndrome posvacacional. Aunque nadie está exento de sufrirlo, si estás desmotivada tienes más papeletas para caer en esta espiral.

“Aquellas personas con menor resistencia a la frustración, que conciben su entorno laboral como algo desagradable o que no les motiva su trabajo, son más propensas a sufrirlo”, afirma Vicente Gil, Director Médico de Cigna. Tranquila, es temporal. “En cuanto estemos situados en la rutina, los síntomas desaparecerán. Si ves que se alargan más de 15 días, acude al médico, podría provocarte un cuadro crónico de ansiedad”, aconseja el doctor.

Si estás a punto de coger las vacaciones (eres de las que prefieren disfrutarlas en septiembre): intenta dejar los ‘deberes’ hechos antes de la vuelta, disfrútalas al máximo y vuelve con tiempo, no la noche de antes de ir a trabajar. Te ayudará a minimizar la depre de vuelta.

Claves para patear la depre posvacacacional

“La vuelta a la rutina requiere de un proceso adaptativo que todo trabajador ha de superar. De no ser así, pueden surgir verdaderos cuadros de estrés agudo con las respectivas manifestaciones emocionales y físicas que lo caracterizan”, según el experto, que te da las claves para saltarte esta piedra en el camino de vuelta.

Etiquetas: ansiedad, depresión, empleo, estrés, jefe, vacaciones

COMENTARIOS