Llegó el otoño (y la astenia otoñal también)

Ya ha llegado. Inauguramos el otoño. Decimos adiós a un verano que se antojo épico (al menos así lo queremos recordar) y damos la bienvenida, casi de forma oficial, a la rutina. No hay drama, ya sabes que la rutina a veces puede ser maravillosa… Y, además, el cambio de temporada puede traer un sinfín de cosas positivas que están esperando a que las dejes colarse en tu vida.... ¿Sigues de bajón a pesar de esta entradilla? Entonces, continúa leyendo este artículo.

Lo sabemos, leído todo suena maravilloso, pinta bien, pero tú te sientes algo cansada, apática, desanimada, débil y, a veces, hasta irritable… (¿es así cómo te sientes?). Entonces puede que la astenia otoñal (sí, no solo existe la primaveral) haya cruzado la puerta.

Tranquila, le ocurre a mucha gente, pero -esto es lo mejor- tiene solución. La bajada de la temperatura, la disminución de las horas de luz solar y el aumento de actividad tras las vacaciones hace que tu organismo pueda alterarse. Dicho de otro modo, a tu cuerpo le está costando adaptarse a esta nueva etapa.

Te ayudamos a ponérselo todo más fácil.

Etiquetas: ansiedad, depresión, estrés

COMENTARIOS