No odies el hashtag #yogatime

Si bien es verdad que las redes sociales nos han sobreconectado, también son las responsables de que estemos expuestos a una distorsión de la realidad que termina por hacernos sacar conclusiones erróneas.

Consultamos una media de 150 veces diarias nuestro dispositivo móvil. Mecánicamente, abrimos Instagram y, ¡zas!, una tendencia que converge en el mundo del deporte, y más concretamente el yoga, nos acecha desde nuestra pantallita. Fotos retocadas y totalmente idílicas te llevan a darle impulsivamente a «me gusta». Entonces te miras a ti misma, que vuelves del gym con el pelo escarolado y con ganas de darte una segunda ducha, y te preguntas por qué los que utilizan el hashtag #yogatime no sudan y viven en un videoclip de Pablo Alborán. Y es que esas imágenes no dejan de ser algo aspiracional. Consejos y posts que llevan su tiempo a quien los publican y que sirven para inspiración en tu vida real.

Intenta aplicar los consejos que te lleguen a través de estas influencers y disfruta de tu pelo después de una sesión de gimnasio, el cardado se vuelve a llevar.

Etiquetas: deporte, yoga

COMENTARIOS