7 trucos definitivos para motivarte para ir al gimnasio

Los 7 trucos definitivos para motivarte para ir al gimnasio
Fotograma: Warner Bros.

Al fondo a la izquierda está el cuarto de baño de todas las discotecas. En el caso de la nevera, al fondo a la izquierda hay un trozo de emmental, duro, seco, que amenaza con completar su láctea transición a queso roquefort. Deberías haberlo tirado a la basura hace más de diez días. Te dio pereza. Ahora te da pena. Lleva tanto tiempo contigo que le has puesto nombre. Roedor.

Llegaste en el último tren del domingo. Era de noche y habías tenido que esperar 20 minutos en la cola del taxi. Soltaste la maleta en casa y fuiste a por pan y café y a un supermercado 24 horas cercano. Ahora no te ibas a dedicar a deshacerla, e-vi-den-te-men-te. Ya mañana o pasado. O en mayo. Porque allí sigue, vestida de polvo y rellena de biquinis desde el cuatro de septiembre. Total.

Y ayer por la tarde el mando de la tele se coló por una de las grietas del sofá. Revolviste con la mano, pero ni siquiera lograste rozarlo. Había desaparecido. Los cojines lo habían engullido. Te rendiste. Desististe. Había ingresado en la pandilla de la gomilla del pelo verde agua que perdiste con 13 años, el boli sin capuchón de los últimos exámenes y un puñado de palomitas pulverizadas del viernes pasado. Te tragaste dos horas y cuarenta y siete minutos de un par de hermanos mellizos de decoradores de casas del sur de Estados Unidos.

La vida es lo que pasa mientras no haces lo que tienes que hacer. Por eso los leggings de lycra transpirable que compraste en 2014 aún conservan la etiqueta y la única luz solar que tus zapatillas de deporte han visto jamás es la que les rebotaba el cristal del escaparate.

Como hacer ejercicio no es (sólo) una cuestión de estética, aquí van siete trucos para endulzar la ruptura con el sofá. Demasiados ocupantes tiene ya.

Etiquetas: abdominales, deporte, gimnasio

COMENTARIOS