Ensaladas: ¿sí o no?

Ligeras, sanas y con un sinfín de beneficios. Si hasta la fecha no han sido protagonistas en tu dieta, coge lápiz y papel porque vamos a darte una larga lista de razones por las que las ensaladas se van a convertir en imprescindibles.

Teresa Peláez, consultora y terapeuta nutricional, nos ayuda a comprender su lado nutritivo y a detectar sus beneficios y, nada más empezar, nos derriba el primer mito: no solo son un aliado si estás a régimen, llevar una dieta equilibrada implica que estén presentes siempre en tu menú. “Las ensaladas de vegetales contienen muy pocas calorías y mucha fibra, lo que las hace ideales para el control del peso, pero sus beneficios van mucho más allá”, explica la experta, “tomar una ensalada es una forma fácil, cómoda, rápida (y deliciosa) de incluir vegetales crudos en tu dieta (ya sabes que son cinco las raciones diarias de frutas y verduras recomendadas) y de darle a tu cuerpo vitaminas, minerales, flavonoides y otros fitoquímicos saludables”.

¿Cómo repercute este plato en tu salud?

“Facilita el tránsito, evita el estreñimiento y, por su carga de vitamina C, ayuda a prevenir infecciones, gripes y catarros; mejora la calidad de la piel y favorece la absorción de hierro (imprescindible para el sistema inmune). Al ser ricas en betacarotenos y flavonoides, son esenciales para tener una buena salud ocular, para prevenir enfermedades cardiovasculares y ciertos tipos de cáncer y para retrasar el envejecimiento)”.

¿Qué lleva la ensalada perfecta?

“Los vegetales deben ser la mitad del plato; la otra mitad, un poco más del tercio, proteína y el resto, almidones (arroz o patata cocida)”, concluye Teresa.

Etiquetas: alimentos, alimentos sanos, dietas, nutrición

COMENTARIOS