Dewy skin, el look de maquillaje que nunca va a pasar de moda

Es el maquillaje del pasado irrealizado. El aspecto perseguido es como si hubieras. Como si hubieras pasado media hora en una sauna. Como si hubieras subido unas escaleras de cincuenta tramos en Bombay durante el mes de mayo, el del calor más pegajoso. Como si hubieras dormido nueve horas seguidas el primer día de vacaciones. Como si hubieras tenido que atravesar todo el aeropuerto corriendo porque la puerta de embarque de tu avión cierra en siete minutos. Como si hubieras.

La piel brilla y la sangre ha subido a las mejillas. Es el rubor de la infancia. De los principios. De las películas de Sofía Coppola. Del amanecer en las flores. Dew en inglés significa rocío.

 

No es la antítesis del mate. Eso supondría ser capaz de sustituir temporalmente a la luz del faro del puerto si se fundiera y la ciudad sufriera un desabastecimiento de bombillas. Este maquillaje es ligero, jugoso, inocente, fresco. Natural. Esa es la razón por la que nunca va a pasar de moda. Lo llevas encima. Siempre está. Sólo es cuestión de dartele la carrera el empujón.

Mejillas encendidas y labios glaseados. Para encontrar todas las pistas, date un paseo por la galería.

Etiquetas: looks de maquillaje, maquillaje de ojos, piel, productos de belleza

COMENTARIOS