Problemas de circulación en la mujer

 

Problemas de circulación en la mujer

Problemas de circulación en la mujer

Las mujeres tenemos más problemas circulatorios en las piernas que los hombres. Está probado y comprobado. Desde cardenales y hematomas, hasta la persistente celulitis, pasando por piernas pesadas, manos frias, piel amoratada, venitas, tobillos hinchados y las temidas varices. ¿Por qué la circulación femenina nos crea tantos problemas?.

Parece que la causa real no se ha descubierto aún, pero se sospecha que los cambios hormonales inherentes a nuestro organismo tienen muchísimo que ver con los problemas de circulación en la mujer. Los problemas de circulacion en la mujer más habituales afectan a las venas superficiales y no a las arterias, lo que en cierto sentido es un alivio. En las arterias surgen problemas que son mucho más graves, como es el caso de la arterioesclerosis, culpable de muchos infartos.
Recientes estudios apuntan que la razón por la que las mujeres no sufrimos tanta arterioesclerosis es porque los estrógenos nos protegen de la formación y acumulación de placas en las arterias. La diferencia entre arterias y venas es que, por las primeras, circula sangre nueva, de color rojo, oxigenada y llena de nutrientes y desciende desde el corazón hacia la parte inferior del cuerpo. Las venas, por el contrario, suben la sangre "vieja y sucia", de tono azulado, ya sin oxígeno y llena de residuos, de la parte inferior del cuerpo al corazón y los pulmones para que se limpie, purifique y regenere.

Tendencia a tener cardenales
La debilidad capilar es la responsable de que te salgan cardenales con un ligero golpecito. Este caso es bastante habitual. Las venas cercanas a la epidermis, al debilitarse, se rompen con bastante facilidad y producen derrames internos, los llamados cardenales o hematomas, o bien manchas que oscurecen la piel.

A veces la hemorragia sale al exterior y se forma una herida, si esto pasa, lo mejor es acudir al médico y que te cure, pues con este problema, cualquier heridita puede convertirse en úlcera.

Síndrome de las manos frías
Los capilares de las manos y, muchas veces, los de los pies son muy sensibles y los primeros en captar los cambios de temperatura: se contraen en cuanto baja el termómetro. Cuando el sistema se desequilibra y empiezan a hacerlo sin control,, sufrimos el llamado síndrome de Raynaud.

Este es uno de los problemas de circulación de las mujeres que, con la mestruación y el embarazo se acentúan. Los ataques pueden ser agudos, también en casos de estrés o en personas con problemas psicológicos. El síndrome de las manos frías tiene un origen genético y sólo mejora con calor (guantes, calcetines y baños de agua caliente con sal), masajes y ejercicio, dejando de fuma, bebiendo 1 copita de vino al día y evitando golpes y heridas. En casos agudos, hay que tomar vasodilatadores.


Piernas pesadas y tobillos hinchados
La mala circulación produce en muchas mujeres una acumulación de líquido, distinta de la celulitis: los tobillos se hinchan, se tiene una mayor tendencia a sufrir calambres y, al final del día parece que las piernas son de plomo, son piernas pesadas. En estos casos, cuando las piernas pesadas y los tobillos se hinchan hay que tener mucho cuidado con los golpes y las heridas. Una persona con problemas de circulación que acumula líquidos puede sufrir ulceraciones peligrosas si las heridas cicatrizan mal.

SUBIR
Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, recopilar información estadística de tu navegación y mostrarte contenidos y publicidad relacionados con tus preferencias. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.