Dormir la siesta ayuda a cuidar tu corazón

 

Terminar de comer y dejarte caer en el sofá para darte una cabezadita de 20/30 minutos es un pequeño placer al que solo unos pocos pueden rendirse los días de diario (un gran porcentaje de españoles vivimos atados a un tupper fiel que siempre nos acompaña y un comedor de oficina que no dispone de sofás…) pero al que solemos caer los fines de semana. Hasta la fecha, nunca tuvimos razones de peso para defender esta rutina, pero por fin hemos encontrado la excusa perfecta para no dejar de hacerlo: dormir la siesta es bueno para el corazón.


??Dormir la siesta ayuda a cuidar tu corazón en cosmopolitan.com.es

 

La siesta favorece la relajación del cuerpo y provoca, al igual que el descanso nocturno, una bajada de la tensión arterial. El doctor Enrique Galve, presidente de la sección de Riesgo Vascular y Rehabilitación Cardiaca de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) y miembro de la Fundación Española del Corazón (FEC), asegura que  este pequeño gran hábito "es una opción perfecta para cuidar nuestra salud cardíaca, especialmente después de una comida copiosa y siempre que nuestros horarios laborales nos lo permitan, ya que ayudamos a nuestro cuerpo a llevar a cabo la digestión, relajarnos y favorecer la salud de nuestro corazón ya que reduce la presión arterial".


Siete horas de sueño, corazón de hierro


Aunque en más de una ocasión te hemos hablado de que la calidad del sueño influye directamente en tu salud (y hasta en tu peso), la FEC nos presenta un estudio en el que por fin se habla de cifras. Apunta estas dos: 7 y 65. La primera, 7, son las horas de sueño mínimas que tienes que dormir. El 65, corresponde al porcentaje en el que se reduce tu riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. Así es, dormir un mínimo de siete horas reducen hasta en un 65% el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y hasta un 83% el riesgo de morir por enfermedad cardiovascular en comparación con aquellas personas que no siguen ningún hábito de vida saludable.


 

¿Cómo conciliar el sueño?


 La FEC nos lanza algunas recomendaciones que puede que te vengan de perlas para reconciliarte con la almohada: evitar estimulantes durante la tarde (cafeina, teina...), mejor hacer una cena ligera, ejercicio físico sí, pero no a última hora del día (la actividad física constante ayuda a dormir mejor pero debemos evitar realizarla a últimas horas de la tarde o por la noche ya que esta eleva la temperatura de nuestro cuerpo y puede dificultar el sueño), nada de alcohol antes de dormir y mantener un horario más o menos fijo.


SUBIR
Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, recopilar información estadística de tu navegación y mostrarte contenidos y publicidad relacionados con tus preferencias. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.