¿Te has obsesionado con la nueva novia de tu ex?

El tiempo pasa. Eso es algo que, para bien, hace que olvidemos las cosas que catalogamos como problemas. Pero cuando esos baches en el camino son recientes y llevan el nombre de la «nueva novia de tu ex novio», la cosa cambia. Tu rápido acceso a ella a través de las redes sociales se convierte en un auténtico drama cuando compruebas continuamente si ha subido alguna foto y, ajá, en esa foto sale con tu ex.

Selena Gómez
Foto: Selena Gómez dio a «me gusta» en un video de Justin Bieber/ Cordon Press

No puedo dejar de cotillear

Tras una ruptura, existen varias fases por las que todas pasamos. Si de verdad no vamos a volver con esa persona, tenemos que asumir en la «fase chándal», que el paso de página tiene que darse cuanto antes. Como hay múltiples tipos de rupturas, no vamos a entrar en ese universo, sino que nos centraremos en ese momento posterior en el que él conoce a otra chica y empieza a etiquetarla en sus fotos –o cuando de repente la ves en Internet por cualquier otra casualidad–. Lo que comienza entonces es un periodo en el que el instinto femenino nos lleva a adoptar un sentimiento obsesivo y, saber todo de e-sa-chi-ca, se convierte en una necesidad. ¿Y qué hacemos? Compararnos con ella. Porque somos así, incorregibles. ¿Cómo tiene el pelo? ¿Las uñas? ¿Cómo se viste? Las redes sociales hacen que nuestra conducta se vuelva incluso más obsesiva y, si no tiene Instagram privado, ¡vaya que si llegamos hasta la primera foto que publicó! (El nivel ‘pro’ es hacerse un perfil falso si su cuenta es privada, seguirla y esperar a que nos acepte para ver sus publicaciones).

Pero, ¿por qué nos resulta imposible parar? ¿Por qué no podemos dejar de verla y compararnos con ella? Mar Cantero, escritora y coach, nos despeja las dudas: «Es la inseguridad en sí misma lo que lleva a una mujer a la comparación con otras. Habría que ver por qué se siente tan insegura, si es por una relación anterior o por un fracaso amoroso. También la educación recibida en la infancia y en la adolescencia puede crear inseguridad». Y es que aunque nos resulte inevitable –sabemos que todo tiene un proceso al principio– debemos intentar focalizar la energía que empleamos en compararnos con esta chica, en algo que nos resulte menos nocivo. «Para evitar pensar de forma negativa contra nosotras mismas, es primordial la corrección de esos pensamientos impulsivos que surgen de la comparación, por otros más positivos y conscientes. Cada vez que surja el temor o el complejo de inferioridad, hay que corregirlo con la lógica y la razón, diciéndonos que 'cada uno es como es' y que nosotras tenemos nuestras propias virtudes y defectos, al igual que ella, la nueva novia de nuestro ex», concluye Mar Cantero.

Todas somos vulnerables

Con gran probabilidad, la mayoría hemos pasado por una situación parecida: el pensamiento en espiral de «quién es y por qué con ella sí y conmigo no», nos ha conducido a enseñar fotos de esta chica a todas nuestras amigas para debatir las cuestiones que surgen alrededor de este tema. Y así, en medio de esa mesa redonda donde todos tenéis una sólida opinión, cuando abres una foto de su Instagram se te escapa el dedo y le das a «me gusta» sin querer. Y da exactamente igual quién seas, qué edad tengas o dónde te encuentres en ese fatídico momento, ese like se queda registrado en su teléfono móvil y ya no hay marcha atrás. Para agravar la situación y merecer que un foco te alumbre, seguro que en esa foto también sale tu ex, por lo que aparte del foco, alguien tiene que ponerte una corona porque eres la reina de las casualidades incómodas. Si esto ocurre, que no cunda el pánico. Sube a tu propio Instagram una foto con tus amigas en ese momento (haced como que lo estáis pasando genial) y así se rebajará la tensión digital cuando ella entre en tu perfil porque le acabas de regalar ese desafortunado like. También hay solución si estás en casa en pijama o chándal: haz como Selena Gómez, ella se quedó tan pancha y pasó de todo cuando se publicó la evidencia de que había dado a «me gusta» a un vídeo de Justin Bieber en el que aparecía con Hailey Baldwin. ¡Qué vergüenza! Imagina que se publica tu like en las noticias.

Si tú eres la nueva novia

Hola lectora de Cosmopolitan, nueva novia de alguien que tiene una ex que te cotillea. Creemos que estás en una realidad algo delicada si tu novio ha cortado recientemente con su ex. Ten en cuenta que la situación de la otra chica es totalmente comprensible. Si hay alguna evidencia de que, efectivamente, te sigue la pista en tus redes sociales u otros canales, probablemente te esté criticando con sus amigas. Seguro que te da exactamente lo mismo, pero si no, no te lo tomes a mal.

Según la escritora y coach Mar Cantero, «es una actitud inconsciente. En estas situaciones las ex justifican a la persona por la que, seguramente, aún guardan algún tipo de sentimiento, ya sea amor, odio, ira, o rencor, es decir, por su ex chico. Por otra parte, identifican cualquier tipo de culpa en aquella por la que no sienten ni han sentido nada positivo». Por lo tanto, si subís fotos juntos a las redes sociales y la ex de tu novio las ve, ella centrará en ti todo lo malo que sienta en ese momento. No te preocupes, el tiempo pone todo en su lugar, así que el equilibrio de la circunstancia vendrá solo. Ahora, eso sí, esperamos que no te hayas marcado un «nanny de la familia de Ben Affleck y Jennifer Garner», columpiarse entre una pareja muy asentada no está bien. Y el equilibrio universal es muy justo. Cuidado.

Cerrando heridas

Pero volvamos al epicentro de la tormenta. La situación es que ya has asumido que cada uno es como es y has razonado y canalizado con pensamientos positivos la situación. Pero te falta algo, lo notas. Y ese vacío se cura, tranquila, pero todo lleva su tiempo. Si todavía sientes curiosidad y no puedes evitar seguir cotilleando a su nueva novia –porque resulta que también es bloguera de moda y está por todas partes, que eso también puede pasar. ¿Quién no tiene un blog?– tómate las cosas con más calma y hazte más fuerte a partir de lo que veas.

De todo se sale y ayuda mucho pensar que hay cosas peores. Reflexiona sobre tus metas –plantéatelas si no tienes a corto plazo–, haz algún curso interesante, apúntate a spinning (en nuestra sección Body Love te convencerás con el porqué) y deja que el tiempo decida qué es lo mejor para ti. La vida da tantas vueltas que a veces da miedo mirar atrás y compararlo –aquí sí vale comparar– con el presente.

Siempre podrás apoyarte en tu círculo más cercano y dar esos primeros pasos –posteriores a la ruptura– acompañada por la gente que realmente te quiere. Y atención, como todo en esta vida es impredecible y está en constante cambio, ¿quién sabe dónde estaremos mañana?

Las rupturas de 2015

Este año ha sido de lo más turbio. Parejas que nunca hubiéramos pensado que se separarían lo han hecho, dejando así en shock a todos aquellos que creían en el amor. Pero parece ser que Nada es para siempre no fue solo una maravillosa serie española de finales de los 90, sino que cada vez toma más fuerza como lema vital. Superar una ruptura es muy difícil, pero hay que sacar fuerza y pensar que, aunque no lo creamos al principio, todo pasa por algo. Aunque suene a cliché, ¡es verdad!

Etiquetas: novio, relaciones, relaciones de pareja, ruptura amorosa

COMENTARIOS